¿Amamantar o no amamantar?


Por Isabel Núñez @diceisa

Cuando supe que el gobierno del D.F. estaba lanzando una campaña para promover la lactancia pensé: “Que bueno que se preocupen por dar información de un tema tan importante”. Cuando vi las fotos de la campaña no pude más que rodar los ojos hacia arriba y suspirar, ¡qué desilusión! Parecía más bien una campaña publicitaria de pantalones de mezclilla, o de algún aparato para hacer ejercicio, no sé, todo menos una campaña pro-lactancia.

Reflexionar acerca de la campaña y de todas las críticas que generó me hizo sentir muy afortunada, pues acabo de tener a mi bebé y tengo el privilegio de poder amamantar, es una experiencia hermosa que aporta grandes beneficios a la salud del bebé y de la mamá (ayuda a proteger al bebé contra el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), diabetes, obesidad y asma, y en la mamá, reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario, y ayuda a la recuperación postparto y a fortalecer los huesos), y además es un momento muy especial que fortalece el vínculo entre madre e hijo. Más allá de criticar la campaña quisiera traer a la conversación qué es lo que si necesitamos la mamás que decidimos amamantar para poder lograrlo, y eso es en lo que debería trabajar el gobierno y la sociedad en general, y no en culpabilizar a las mamás que no pueden o quieren hacerlo por diversas circunstancias, ni que nuestros senos sean censurados cuando lo que necesitamos es que amamantar en cualquier lugar sea una cosa natural.

Según la encuesta nacional de salud y nutrición 2012, el porcentaje de madres que amamantan a su hijo bajó del 22.3%, en el 2006, a 14.4% en el 2012 . Cifras causadas por una realidad que en vez de fomentar la lactancia, la obstaculiza. ¿Cómo quieren que amamantemos cuando la mayoría de las mujeres no cuentan con suficiente información acerca de la importancia de la lactancia; cuando muchas mujeres no contaron con el apoyo adecuado del personal de salud en el hospital y al regresar a casa, y por el contrario los recién nacidos son, en algunos casos, alejados de sus madres por varias horas y alimentados con fórmula; cuando en el 2014 amamantar en público es todavía motivo de miradas incómodas y de rechazo; cuando el porcentaje de nacimientos por cesárea es el más alto en el mundo: 45.2%? No quiero decir que por haber sido cesárea no se pueda amamantar pero tendrían que tomarse medidas como acercar al bebé a la mamá lo antes posible, el “rooming in” o alojamiento conjunto, y que haya personal especializado que acompañe a la mamá en el inicio de la lactancia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia exclusivamente materna los primeros seis meses de vida , las políticas públicas deberían ser congruentes con esta recomendación si en verdad se busca que más mamás puedan amamantar. Con una licencia de maternidad de solo seis semanas después del parto, y con dos permisos de solo media hora para salir del trabajo durante 6 meses, ¿cómo se supone que una mamá logre amamantar?

Existe en Twitter el hashtag #PostNatal6MesesMX, una iniciativa que busca que se formule un importante cambio en la ley federal del trabajo y que esta otorgue 6 meses (27 semanas) de licencia por maternidad, que sería lo ideal para que realmente se promueva la lactancia en México. Y si puede parecer demasiado tiempo hay que tener en cuenta que en otros países las licencias por maternidad son las siguientes:

Canadá. Hasta 50 semanas.
Chile. 30 semanas.
Dinamarca. 52 semanas.
Noruega. 56 semanas.
Reino Unido. 39 semanas.

Nada mal, ¿verdad?

Una campaña pro-lactancia, que debería basarse en proveer información y no el culpabilizar a las madres, tendría que ir unida a cambios reales en las políticas públicas y mejoras de las condiciones laborales de la mujer, y, ¿por qué no? también del hombre, al fin y al cabo criar a un hijo es tarea de los dos, ¿no?

Yo quiero amamantar a mi bebé por todo el tiempo que sea posible y que lo necesite, y afortunadamente mis circunstancias me lo permiten, o me lo han permitido hasta ahora y me gustaría que toda mamá tuviera esta posibilidad. Amamantar es un derecho y todas y cada una de las mamás mexicanas deberíamos poder decidir libremente si hacerlo o no, con información a nuestro alcance y con las herramientas para poder hacerlo.

Fuentes para la realización de este artículo:

La disminución en la lactancia materna expone a madres y niños en México. http://mexico.cnn.com/salud/2013/11/22/la-disminucion-en-la-lactancia-materna-expone-a-madres-y-ninos-en-mexico

Lactancia materna. http://www.who.int/topics/breastfeeding/es/

Permiso de maternidad? http://criandocreando.com/blog/permiso-de-maternidad

Parental leave. http://en.wikipedia.org/wiki/Parental_leave

Comentarios

Comentarios

Isabel Núñez

Bailarina y Licenciada en Comercio Exterior y Aduanas, mamá, expatriada y soñadora de utopías.