Adiós a los vasos desechables

Por Paulina Martínez

Al decidir llevar a cabo una reunión o hacer alguna fiesta informal con amigos o familiares la opción de comprar vasos desechables es muy atractiva para nuestra economía. El precio de un paquete de esta práctica solución oscila entre los 30 y 10 pesos, dependiendo el material de los vasos que se decida comprar.

La media del gasto en los vasos desechables es de 1.50 pesos a 50 centavos, una cantidad bastante redituable a los ojos de cualquiera, siempre y cuando se olvide tomar en cuenta el alto costo que el uso de este tipo de desechables trae para el medio ambiente.

Los vasos de unicel, los vasos térmicos de cartón recubiertos de cerámica y los contenedores de plástico fabricados con PET tardan aproximadamente 1000 años en degradarse; por otro lado, materiales naturales como una cáscara de plátano concluyen en mismo proceso aproximadamente en el transcurso de 5 a 10 días.

Es el polietileno, material del que están hechos este tipo de instrumentos, el que no permite su absorción por la tierra. El Fondo Mundial para la Naturaleza, asegura que este material es el causante de la producción de toneladas de residuos químicos dañinos para el ambiente emitidos en su fabricación.

Por otra parte, la Secretaria del Medio Ambiente de la Ciudad de México (SEDEMA), calculó un aumento de tres mil ochocientas toneladas de residuos plásticos generados a partir de las fiestas decembrinas. Esta exuberante cantidad de basura creada sólo a partir de dichas festividades deja distinguir la enorme cantidad de desechos que podría dejarse de producir si se dejaran de consumir estos productos.

De acuerdo con datos emitidos por una publicación del diario Reforma, en 2010, 30% de los residuos mundiales son causados por desechos plásticos. Las cifras estimadas para nuestro país, por el mismo medio, oscilan en la cantidad de 8,500 toneladas de residuos anuales del mismo material, en su mayoría proveniente del desecho de platos y vasos desechables.

La problemática del consumo de productos plásticos, cuya filosofía es la del uso y desecho inmediato, no sólo radica en los altos índices de sobrepoblación a la que los basureros de las ciudades se ven sometidos, sino en las consecuencias que ello conlleva.

plato desechable

Muchos de estos residuos terminan en zonas marítimas u otros lugares no habitados por el hombre, donde la fauna silvestre entra en contacto con ellos y al ser un material desconocido para éstos, es confundido con alimento, causando en los animales problemas en sus tractos digestivos, respiratorios, de movilidad y muchas veces la muerte.

Además de estos lamentables hechos a la lista de contras del uso de vasos y platos desechables, se suma que su producción requiere del empleo de sustancias como el petróleo, un recurso natural no renovable, así  como la emisión de gases clorofluorocarbonados y dioxinas, las principales responsables del deterioro de la capa de ozono, y una enorme suma de gasto energético.

Por otra parte, el unicel, al ser creado por polietileno espumoso, segrega toxinas al cambiar de temperatura, ya sea hacia lo frío o lo caliente. Estas toxinas se mezclan con el alimento o bebida que se vierte en los recipientes hechos de este material y posteriormente son ingeridos por las personas que le dan uso.

Las afecciones a la salud que esta práctica puede traer varían, con probabilidades  de contraer cáncer y mutaciones genéticas, hasta desarrollar alteraciones en el sistema inmunológico y hormonal o el envenenamiento por el gas generado al incinerarlo. El quemar un vaso de unicel causa una reacción que produce ácido cianhídrico potencialmente venenoso para el humano.

El uso de este tipo de instrumentos es nocivo para nuestra salud y el medio ambiente. Evita su compra y piensa en las consecuencia de su consumo. Recuerda que el ahorrar y cuidar el medio ambiente y tu salud no son temáticas contrarias.

Opta por soluciones creativas, como hacer vasos con el cuerpo de pepinos extrayendo su pulpa y usando ese hueco para verter una bebida, o crear tazones de fruta con la cáscara de una sandía y prácticos platos con las cáscaras de chiles en nogadas y aguacate dándole a tus platos un toque de elegancia y novedad.

Si no crees que la invención gourmet sea uno de tus fuertes o no tienes otra opción más que el usar desechables, opta por comprar productos hechos de papel o cartón y productos totalmente biodegradables. Dale un uso más a los vasos que ya has usado, por ejemplo, para sembrar en ellos semillas o para fabricar objetos nuevos. Deja volar tu imaginación, saca el mejor provecho de tus recipientes. No olvides que todos somos responsables de cuidar al planeta.


COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.