Adicciones digitales: la nueva amenaza a la salud mental

Por Fernando López Armenta

El uso excesivo de internet, dispositivos móviles y aplicaciones digitales se ha convertido actualmente en un tema alarmante dentro de las agencias internacionales de salud. En las últimas décadas el desarrollo tecnológico ha avanzado con una velocidad sin precedentes y esto ha provocado innumerables cambios en el estilo de vida de las personas y la salud mental no ha podido escapar al impacto que estas nuevas tecnologías han generado en el mundo.

Actualmente los manuales internacionales de diagnóstico no consideran a las adicciones digitales como una enfermedad, sin embargo, cada vez son más las asociaciones sanitarias que han expresado su preocupación sobre este tipo de comportamiento que cada vez afecta a más personas. Además de las adicciones a sustancias como el alcohol, el cannabis o la nicotina, existe otro grupo de adicciones en las que no interviene ninguna sustancia. El juego patológico, las compras compulsivas y la adicción al trabajo figuran en otro grupo de adicciones en las que el objeto de dependencia no es ninguna sustancia y las adicciones digitales se perfilan con rapidez para ser incluidas dentro de este grupo en las próximas revisiones de los manuales diagnósticos. Al menos en la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya considera la ciberadicción como una “adicción sin sustancia”.

Dentro de las adicciones digitales la adicción al internet es probablemente la más conocida y de la que se han realizado más investigaciones, sin embargo, diversos especialistas en el tema han incluido también la adicción a los smartphones, a otros dispositivos inteligentes como tablets, la adicción a las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram o Snapchat), a los videojuegos, a las plataformas streaming (Netflix o Claro Video)  e incluso se ha llegado a incluir la adicción a la pornografía a la que se tiene acceso por la web. Quienes defienden esta postura aseguran que el uso excesivo de estas tecnologías tiene un impacto en la salud que puede ser similar al de otras adicciones y argumentan también que quienes padecen estas condiciones presentan un patrón de comportamiento que se asemeja mucho al de las personas que desarrollan dependencias a sustancias.

Un aspecto delicado de este tema es el hecho de que, al menos en México, hasta ahora no hay estudios serios sobre el número de personas en el país que padece esta condición. Se sabe, por ejemplo, que los adolescentes son probablemente la población más vulnerable, que muchas veces no se les identifica y por lo tanto no tienen acceso a un tratamiento profesional que los ayude a mejorar su estado.

En otros países del mundo las adicciones digitales se han convertido en un verdadero problema de salud pública en el que las autoridades ya han tomado medidas. China fue el primer país que desde el año 2004 implementó un sistema de centros que dan atención a las personas que presentaban una dificultad significativa para realizar actividades cotidianas sin utilizar estas tecnologías.  A China le han seguido otros países como Corea del Sur y Estados Unidos. Un hecho interesante se observó en Italia a finales del año 2009, fecha en la que el país mediterráneo abrió la primera clínica especializada en atender la Adicción a Facebook, la red social que estaba produciendo malestar en un gran número de jóvenes que lo utilizaban de forma desmedida. La primera clínica tuvo tanta demanda que desde su apertura el sistema sanitario en Italia ha establecido más centros como este en diferentes ciudades del país. De forma similar, desde hace algunos años existen en España asociaciones integradas por adictos digitales que colaboran con diferentes instituciones para dar difusión a esta problemática y crear entre los padres de familia una cultura de prevención.

En un mundo cada vez más digitalizado puede resultar complicado establecer un límite entre el uso adecuado de la tecnología y el uso patológico de la misma, sin embargo, hay algunos comportamientos claves que pueden ser de gran relevancia a la hora de identificar los casos en los que se sospecha de una adicción. Algunos de estos comportamientos podrían ser, por ejemplo, el invertir un tiempo excesivo al uso de estas tecnologías, aunque esto tenga como consecuencia descuidar de otras responsabilidades como la escuela o el trabajo. Otra señal de alerta se observa cuando las personas interrumpen el uso de estas aplicaciones durante un lapso y comienzan a experimentar síntomas similares a lo que en otras adicciones se conoce como “Síndrome de abstinencia”, estas personas pueden llegar a sentir ansiedad, frustración, enojo e incluso síntomas físicos como taquicardia, sudoración o dificultad para respirar.

Se observa también una disminución de las horas de sueño, aislamiento y un deterioro considerable de las relaciones interpersonales. La vida de estas personas parece girar en torno a estas tecnologías y sus principales preocupaciones están relacionadas con estos temas, como el tener batería suficiente en los dispositivos, la velocidad del internet, tener acceso a datos móviles en todo momento, disponer siempre de un smartphone de última generación o el nivel de aprobación y popularidad que se obtiene a través de las redes sociales. Estas personas también pueden llegar a invertir sumas cuantiosas de dinero para tener acceso a los videojuegos más actuales, para adquirir los mejores equipos de telefonía, descargar aplicaciones, etc.

Aunque los adolescentes son la población más vulnerable, el número de adultos que comienza a presentar situaciones serias de este tipo va en aumento y la cultura digital en la que nos encontramos es un entorno que lo propicia cada vez con mayor facilidad. Escapar de la era tecnológica sería una medida extrema e innecesaria, sin embargo, con fines de salubridad mental, siempre conviene mantenerse alerta para identificar oportunamente estas señales de alarma en nuestros hábitos y en los hábitos de las personas que están a nuestro alrededor.


Imagen: http://magazine.digital-blend.com.ar/en_US/is-internet-adiction-real/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.