A propósito de las elecciones…

Por Ricardo Barquera Ramírez

 

Hace algunos días se vivió la jornada electoral en el Estado de México, misma que ha sido una de las más reñidas de la historia, puesto que, por vez primera, dos partidos políticos se disputaron la gubernatura con una cantidad de votos muy parecida. Sin embargo, este artículo no versa sobre fraudes electorales, casillas con irregularidades, excesos en el tope de gastos de campaña o coaliciones aparentemente inexistentes, este artículo pretende describir los problemas a los que el siguiente gobernador del Estado de México debe dar solución.

Los problemas que atañen al Estado de México son muchos, demasiados, la entidad se encuentra en los primeros lugares de las listas en que ningún estado quiere figurar.

Población

El Estado de México ocupa el primer lugar en población, siendo la entidad más poblada con 16,187,608 habitantes en el año 2015. Lo anterior quiere decir que, de cada 100 mexicanos, 13 viven en el Estado de México. El ser la entidad más poblada le reclama un enorme gasto público, programas de asistencia social y problemas de vivienda, inseguridad y pobreza.

Pobreza

El Estado ocupa el segundo lugar a nivel nacional en pobreza alimentaria, la pobreza alimentaria es la incapacidad para obtener una canasta básica alimentaria, aun si se hiciera uso de todo el ingreso disponible en el hogar en comprar sólo dicha canasta. De cada 100 mexiquenses, 12 viven en situación de pobreza alimentaria, lo cual dificulta su desarrollo escolar y laboral, restándoles productividad y disminuyendo sus resultados.

Desempleo

Ocupa el sexto lugar en personas desempleadas, es decir, de cada 100 personas que habitan el Estado de México, que tienen más de 15 años y condiciones de trabajar, 4 no pueden encontrar un empleo. El problema es que el Estado de México es una entidad con una gran cantidad de empleos, sin embargo, la mayoría de estos son empleos mal remunerados, que no proporcionan el ingreso suficiente para sostener a una familia de 3 o más miembros.

Rezago escolar

La entidad ostenta el primerísimo lugar en rezago educativo general (es decir, es el estado con mayor cantidad de personas sin educación básica), además de ocupar el tercer lugar en cantidad de analfabetas, de cada 100 mexiquenses, 2 no saben leer ni escribir. El verdadero problema es que los hijos de familias analfabetas, difícilmente conseguirán mejorar sus condiciones cuando sean adultos.

Delincuencia

La entidad ostenta el PRIMER lugar nacional en violencia, es el primer lugar en homicidios, de cada 100 personas que son asesinadas en el país, a 13 las asesinan en el Estado de México, y la situación se agrava en el caso de las mujeres, debido a que, de cada 100 mujeres asesinadas en el país, 17 son asesinadas en el Estado de México. Las cifras de violencia encabezan la lista nacional, en un país que es considerado el segundo más violento del mundo, después de Siria.

Salud

Finalmente, ocupa el segundo lugar en mortalidad infantil, de cada 100 nacidos en el Estado de México, 14 morirán siendo aún niños. Esto se debe a la escasez de servicios de salud, la mala alimentación y los problemas de inseguridad.

Sin duda el Estado de México es uno de los más problemáticos de todo el país, y sus problemas son tan complejos y hermanados que buscar una solución requeriría toda una modificación a sus condiciones educativas, de seguridad, salud e ingreso, de manera conjunta e integral, puesto que, intentar solucionar solamente uno de los problemas no resultaría en cambios significativos.

Desde mi trinchera, considero que una buena manera de comenzar a “mover” al Estado de México sería eliminar los programas clientelares proveídos por el gobierno estatal, es decir, eliminar las ayudas monetarias a las familias para proveer apoyos educativos o laborales. El gobierno estatal debería proponer un programa educativo que responda a las necesidades de la entidad, además de (al igual que varios estados del Bajío como Aguascalientes) incentivar el establecimiento de empresas de alto valor agregado en la región, mismas que demanden mano de obra y que sean capaces de capacitarla.

Lo que importa, más allá de quién se sentará en la silla de gobernador los siguientes seis años, es que, quien la ocupe, sea capaz de solucionar los múltiples problemas que afectan a la entidad y que, a pesar de las décadas de “democracia”, no han logrado ser corregidos.


Imagen: INEGI, STPS, CONAPO e INEA

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.