13 reasons why not

Por Ana Garduño

Como alguien que ha sufrido de depresión y ha tenido pensamientos suicidas, por supuesto, la nueva serie de Netflix 13 Reasons Why así como las buenas críticas que tenía, llamaron mi atención y lograron finalmente que me decidiera a verla. Y ahora que lo he hecho puedo decir que mi opinión no es particularmente favorable.

El suicidio es un tema que se ha tratado muchísimo tanto en la literatura como en los medios de comunicación por lo que hoy disponemos de mucha información y opiniones al respecto. No obstante, sigue siendo polémico y controversial principalmente por causa del tratamiento que se le da para evitar influenciar a la gente a cometer emular; para no perturbar una moral  o hacer apologías que sugieran salidas para la gente que está luchando contra la depresión o tiene proclividad a ser autodestructiva.

Por estas razones y más, muchos de los libros, películas o series que hablan sobre depresión y suicidio han girado alrededor de esterotipos, sin lograr presentar el problema de una manera realista, dejando atrás las causas de enfermedades como la depresión, la ansiedad u otros padecimientos mentales. El problema se trata por la superficie pese a haber existido desde hace mucho tiempo. Y es en este aspecto donde entra en la discusión 13 Reasons Why.

Esta serie de televisión producida por la compañía de streaming Netflix, gira alrededor del tema del suicidio de una adolescente llamada Hannah Baker, y se basa en una serie de pistas en forma de cintas que ella dejó atrás. En este material se explicaba las razones por las cuales Hannah se había matado, repartiendo la culpa entre diferentes personas cercanas a ella.

La serie consta de dos líneas temporales: El presente, que representa el viaje de Clay: amigo de Hannah quien se encarga de ir pasando las cintas a sus demás compañeros; y el pasado, donde se retratan todas las situaciones vividas por Hannah.

La serie ha sido aclamada en redes por su mensaje anti-bullying, y por atreverse a representar el suicidio de una manera “realista”, a pesar de que existe una polémica alrededor de este último punto.

¿Cuál es, entonces, el problema con 13 reasons why?

Mientras reconozco que la serie es buena en materia de producción, fotografía, actuación y dirección, el principal problema que observo es el enfoque de esparcimiento que da a un problema actual, serio y grave bajo la excusa de estar educando a los demás en materia de autoinmolación. Uno de los principales problemas que representa la serie, según críticos y expertos en salud mental, es la presentación extremadamente gráfica del suicidio. Según la asociación Reporting on Suicide,

“…el riesgo de suicidios adicionales se incrementa cuando la historia describe explícitamente el método del suicidio, usando imágenes dramáticas. (…) El suicidio por imitación ocurre cuando uno o más suicidios son reportados en una manera que contribuye a otro suicidio.” (Reporting on Suicide.org)

Y sí, el último episodio de  la serie muestra una descripción detallada y gráfica de Hannah cortándose las muñecas y muriendo en la bañera, a pesar de que en la novela original ella tomaba una sobre-dosis de pastillas.

En segundo plano, la serie ha sido fuertemente criticada por mostrar el suicidio como una forma de venganza, y como algo que pudo haberse evitado si esa persona hubiese recibido amor (Slate.com) mientras, en realidad, el suicidio implica una decisión personal influenciada por la depresión y una condición anímica o mental. Además, mientras es verdad que situaciones como el bullying, la falta de atención y otros aspectos externos pueden influenciar, generalmente la gente que se suicida busca morir para acabar con un vacío, con la oscuridad, y con la pena.

No estoy diciendo que 13 reasons why sea una serie mala, el juicio moral depende de la perspectiva de cada quién, y por supuesto, tampoco estoy diciendo que absolutamente  todos los motivos de un suicidio en la vida real puedan homologarse a una tipología. Tampoco cuestiono el hecho ni digo que sea imposible que Hannah se haya suicidado simplemente por venganza. No obstante hay que tener en cuenta que 13 Reasons Why es, meramente, una obra de ficción y un producto de entretenimiento, cuyo propósito principal es generar ganancias, y que, en ningún momento, se le debería tomar como una representación auténtica de lo que implica el suicidio entre la juventud, y mucho menos como una representación fidedigna del mismo o de sus causas.

Recomiendo, además del contenido de la serie, adentrarse en fuentes literarias como la emblemática Werther de Goethe o en los dramáticos libros de autores japoneses como Osamu Dazai o Ryunosuke Akutagawa:

https://www.usatoday.com/story/life/tv/2017/05/05/13-reasons-why-netflix-suicide-depiction-backlash-explained/101210380/

https://www.washingtonpost.com/news/arts-and-entertainment/wp/2017/04/14/the-problem-with-how-13-reasons-why-treats-suicide/?utm_term=.1d9a6400ebdf

http://www.slate.com/blogs/browbeat/2017/05/01/school_counselors_talk_netflix_s_controversial_teen_suicide_drama_13_reasons.html


Imagen:http://fullyalive.ca/

Comentarios

Comentarios